Archivos para las entradas con etiqueta: nostalgia

Feliz Día de Muertos. Desde este blog hago un pequeño recordatorio de las personas que influyeron en mi vida y ya no andan por acá:

  • Mi abuela Carmen: la amá de mi apá, que creo que por ella mi apá es como es y pues le agradezco a ella por aguantar (no encuentro otra palabra) y lograr transmitir a mi apá todo lo que ella era (y es, al final de cuentas hay un rastro de ella en mi apá).
  • Mi abuelo Cuco: pues no puedo decir muchas cosas de él, creo que sería un poco injusto ya que ellos siempre estuvieron en Zacatecas y nosotr@s acá por el centro de México, sólo sé que mi apá se siente un poco mal por como fue él pero de cualquier manera lo tiene en su recuerdo (fue el típico macho mexicano).
  • Mi abuelo Fidel: el apá de mi amá. Él murió un día después de mi cumpleaños de este año lo que me causo un sentimiento raro, ya que no lo quería pero Carlos A atinó a decir que la sangre llama a la sangre. Con este acontecimiento llegaron algunas verdades acerca de la relación de él con mi abuela y parece ser que mi abuela logró hacer su cometido de hacer sentir a los nietos un resentimiento hacia él porque la abandonó (a pesar de ir a la iglesia y decir que ya lo perdono y muchas cosas más) y que después de todo el no era tan malo (nunca tendré la oportunidad de saberlo).

No solo a las personas se les celebra este día (o creo que sí) y yo quiero darme la libertad de recordar a mi perrita Odie que murió en marzo de este año. Ya ven que en la filosofía azteca a la muerte de uno los perros (creo que las mascotas) ayudan a uno a llegar al Mictlan (¿si es así o me estoy confundiendo de leyenda?).

A todas estas personas (y mi mascota) le ofrezco mi respeto y con esto no implica que solo les recuerde con lo mejor de ellas, también con lo peor de ellas que al final de cuentas es parte de lo que ellas fueron.

Por cierto: a celebrar, a pesar de que la idea judeo-cristiana de la muerte que se nos inculcó (que la muerte es lo peor), creo que en su filosofía hay algo mejor: el cambio. La muerte es solo un cambio más, como perder tus dientes de leche, la pubertad, es solo eso, seguimos siendo parte de este universo, nuestra energía vital se queda aquí.

Adióx.

pd1. Que rico es el pan de muerto.

pd2. Mi flauta transversal (es solo recordatorio)

pd3. Ya me duele menos el cuerpo.

pd4. Ya se acabo 🙂

Anuncios

Resulta que ayer salí temprano del trabajo porque fui a visitar dos departamentos que se acomodan a nuestras necesidades (Juan de Pachuca que también trabaja en Robancomer).

Al primero fui sólo y estaba como a 1/2 hora del metro Coyoacán (colonia Los Reyes de Coyoacán) y me perdí todo porque iba hablando con la señora que me iba a mostrar el departamento y me pase el semáforo que ella mencionaba y me adelante (pensando en el siguiente semáforo como el primero), después de unas llamadas y un regreso (pasar por unos perros muy bonitos pero que yo siempre les guardo respeto) llegue al departamento o mas bien a la vecindad, no importa tanto porque sigue en obra negra (o le faltaban las ventanas solamente y no sé si a esto se le llame así, pero me lo comentó Juan) y las ventajas frente al otro (que relato mas adelante) es que la zona esta llena de avenidas grandes y hay transporte directo al metro Coyoacán y la zona no parece Iztapalapa (de esas zonas donde hay muchos mercados y escuelas y que intimida si nunca has frecuentado lugares así). Pero el departamento no me gustó (¿ya dije que fui sólo?) y pues parece que no vamos a irnos para allá.

Después me regrese a Robancomer para ir con Juan al otro departamento (colonia Pedregal de Santo Domingo). Tuvimos que ir a la plaza de Coyoacán para tomar un microbus que nos llevara a la zona donde necesitabamos ir. Subimos a un microbus con el letrero Cristo (fue todo lo que asimile) y se tardó como 40 minutos, mas que nada por el tráfico. Lo mas traumante es el cambio de ambiente de una zona con árboles y muy al estilo de Coyoacán (el bonito, al que todo mundo quiere ir una tarde con su pareja) al estilo rudo e implacable de Iztapalapa con mucha gente y mercados. En este momento me puse a buscar un poco de la colonia y resulta que fue hecha por paracaidistas. A Juan le impresionó ese lugar, a mí simplemente me hizo recordar Iztapalapa (sé que hay otras referencias, pero esta es la mía). El departamento esta muy bonito y grande, tiene cocina integral y pues nos gustó bastante. Esta cerca el metro Universidad (¿o CU?) y pues es muy buena esta situación ya que si caminamos a dicho metro (que según la tipa que nos enseño el departamento son como 10 minutos a pie) haremos ejercicio y nos ahorramos una lana.

Y las nostalgias (los miedos aparecieron en el segundo departamento). Bueno, resulta que al andar paseando por esta zona (el parque Coyoacán) me hizó recordar mucho a mi ex (ya salio el peine) pues esta zona la considero parte de nosotros y no había querido acercarme a esta zona porque sabía que esto me iba a pasar (de hecho la línea Universidad-Indios verdes desde centro médico a universidad) y por desgracia toda la tarde de ayer tuvo un aire de la época en la que ella y yo estabamos juntos y en verdad la extrañe deseando demasiado que ella regresara. Pero por desgracia eso no pasará (o no porque yo simplemente lo desee y no haga nada) y yo seguiré con esta nostalgia, Mario Benedetti no ayuda mucho con su libro Montevideanos (porque tiene historias tristes)  y creo que esto me quita la poca esperanza que pude albergar un rato. Ayer también sentí que quería compartir todo esto (mi trabajo, mi escuela, el departamento que rentaré, la música, las series de TV que compro, yo) con ella, no hay otra chica (sí hay guapas, pero nadie tiene ese algo que ella tiene, sí muy cursi esto) con la que sienta esto.

En verdad ayer desee brutalmente que ella estuviera para mí de la forma en que quiero que este para mí.

Estoy triste, el motivo: recordando a mi ex-novia, a pesar de que ya han pasado dos años desde que termino la relación no he podido recuperarme (aunque he tenido etapas de mejoría y no estoy tan mal como antes) y no se, regreso mucho al pasado, lo que pudo ser (estoy conciente de que el hubiera no existe) y me pongo a divagar de que ella vuelve a mi vida de alguna manera y sigue sintiendo algo por mí (que bien dice Carlos que ni ha de estar pensando absolutamente nada acerca de mí). ¿Por qué no me vuelvo a enamorar? ¿Será que no estoy necesitado?, a veces admiro a las personas que tienen una relación de pareja, terminan y al poco tiempo se les ve con otra pareja, ¿por qué no me pasa eso? Aunque en este punto puede que también recuerde a la persona pero este con otra, pero me encanta la facilidad con que muchas personas no lo aparentan. Como sea yo estoy triste ahorita y la recuerdo mucho (y luego con la canción de Train Memorials mas aun). Quiero llorar.