Archivos para las entradas con etiqueta: animales

Este post lo transcribo de acá (porque sé que luego les da flojera pasearse)

Socialismo:
Tú tienes 2 vacas.
El estado te obliga a darle 1 a tu vecino.

Comunismo:
Tú tienes 2 vacas.
El estado te las quita y te da leche.

Fascismo:
Tú tienes 2 vacas.
El estado te las quita y te VENDE la leche.

Nazismo:
Tú tienes 2 vacas.
El estado te las quita y te dispara en la cabeza.

Burocratismo:
Tú tienes 2 vacas.
El estado te pierde una, ordeña la otra y luego tira la leche al suelo.

Capitalismo tradicional:
Tú tienes 2 vacas.
Vendes una y te compras un toro.
Haces más vacas.
Vendes las vacas y ganas dinero.

Capitalismo moderno:
Tú tienes 2 vacas.
Vendes 3 de tus vacas a tu empresa que cotiza en bolsa mediante letras de crédito abiertas por tu cuñado en el banco.
Luego ejecutas un intercambio de participación de deuda con una oferta general asociada con lo que ya tienes las 4 vacas de vuelta, con exención de impuestos por 5 vacas.
La leche que hacen tus 6 vacas es transferida mediante intermediario a una empresa con sede en las Islas Cayman que vuelve a vender los derechos de las 7 vacas a tu compañía.
El informe anual afirma que tu tienes 8 vacas con opción a una más.
Coges tus 9 vacas y las cortas en trocitos. Luego vendes a la gente tus 10 vacas troceadas.
Curiosamente durante todo el proceso nadie parece darse cuenta que, en realidad, tú sólo tienes 2 vacas.

Economía japonesa:
Tú tienes 2 vacas.
Las rediseñas a escala 1:10 y que te produzcan el doble de leche.
Pero no te haces rico.
Luego ruedas todo el proceso en dibujos animados. Los llamas ‘Vakimon’ e incomprensiblemente, te haces millonario.

Economía alemana:
Tú tienes 2 vacas.
Mediante un proceso de reingeniería consigues que vivan 100 años, coman una vez al mes y se ordeñen solas.
Nadie cree que tenga ningún mérito.

Economía rusa:
Tú tienes 2 vacas.
Cuentas y tienes 5 vacas.
Vuelves a contar y te salen 257 vacas
Vuelves a contar y te salen 3 vacas.
Dejas de contar vacas y abres otra botella de vodka.

Economía china:
Tú tienes 2 vacas.
Tienes a 300 tíos ordeñándolas.
Explicas al mundo tu increíble ratio de productividad lechera.
Disparas a un periodista que se dispone a contar la verdad.

Economía iraquí:
Tú no tienes vacas.
Nadie cree que no tengas vacas, te bombardean y te invaden el país.
Tú sigues sin tener vacas.

Economía suiza:
Hay 5.000.000.000 de vacas
Es obvio que tienen dueño pero nadie parece saber quién es.

Economía francesa:
Tú tienes 2 vacas.
Entonces te declaras en huelga, organizas una revuelta violenta y cortas todas las carreteras del país, porque tú lo que quieres son 3 vacas.

Economía neozelandesa:
Tú tienes 2 vacas.
La de la izquierda te parece cada día más atractiva.

Economía española:
Tú tienes 2 vacas, pero no tienes ni idea de donde están.
Pero como ya es viernes, te bajas a desayunar al bar que tienen el Marca.
Si acaso, ya te pondrás a buscarlas el miércoles después del puente de San Aniceto.

Hoy no escribiré del Robancomer (que se lo merecen), sino del Circo Unión.

¿Por qué a fuerza las personas quieren demostrar su supuesta superioridad frente a la naturaleza?

En verdad no entiendo qué o quién nos dijo que somos dueñ@s del mundo y que podemos hacer con el y todo lo que hay en el lo que se nos antoje.

Lo anterior viene de que ayer murió una elefante en la carretera México-Pachuca, porque a los mensos del circo Unión se les escapó, como si no supieramos que tienen muchas cosas para tener encerrados a los animales y hasta sedantes en caso de una pendejada de esta magnitud, pero no hicieron nada (bueno no me consta esto, pero para que un elefante camine mucho sin ser detenido pues parece que esto pasó).

Por eso yo no voy a circos en donde se usen animales para el espectaculo y recomiendo que hagan esto porque dejaría de interesarles a l@s bondados@s empresarios hambrientos de dinero que ven en la explotación de los animales una forma de obtenerlo.

Ojalá quiten ese tipo de espectaculos. Bueno, pero que desaparezca este tipo de circo no significa que la explotación a los animales acabe, pero de menos tenemos una cosa de que preocuparnos.

Descanse en paz Hilda HILDRA.

Me siento triste por la perdida de mi perrita, pero sé que esto se me pasará.

Ya he subido unas fotos de mi perrita a mi cuenta de flickr.

Odie, la primera mascota que llegó a la familia murió el lunes 26 de marzo de 2007 a las 10 horas. Era una perrita criolla, pero bastante bonita (no por ser uno de los dueñ@s).

Su fin llegó en mis brazos, mientras caminaba al trabajo de mis apás (por la avenida revolución) para llevarla a casa ya que el veterinario me dijó que en base a su experiencia mi perrita iba a morir (el veterinario decía “pronostico grave” pues presento signos de ictericia). Sólo espero que le haya gustado su viaje en la avenida, espero no haya sido molestada por toda la gente que iba viendo a un tipo con su perrita muerta y preguntando acerca de ella (por lo general preguntaban por el perro). Ya sin ningún signo de vida en su cuerpo llegue al trabajo de mis apás para llevarla a enterrar en un campo cerca de la casa (le gustaba mucho cuando la llevabamos). Mi hermana llegó después y lloró un rato.

Odie llegó a la casa (viviamos en Chalco, Estado de México) por Martha (mi hermana menor y la amá de mi sobrino), ya que donde vivíamos una perrita (bastante graciosa, ya que era larga y con las patas cortas como un salchica) tuvo perritos y toda la familia estaba encantada con ellos (excepto mi apá porque la verdad no teníamos un buen lugar para un perro). Según mi hermana escogió un perro, pero después un veterinario nos dijo que era perrita y nos explicó que era mejor que un perro, sólo que había que cuidar que fuera preñada (por el hecho de que no queríamos que tuviera perritos). Por la constitución de su madre pensamos que iba a ser pequeña pero creció bastante (o mas grande que su amá) y con su pelo largo a diferente a su amá (que se le caía mucho). La Odie también viajó a Pachuca (pasó como dos semanas en la casa de un amigo de Martha). En Pachuca llegó a un lugar muy chico (todavía no teníamos casa y rentabamos un departamento), pero supongo que estaba con nosotr@s y eso le gustaba. El viaje a nuestra casa la asusto bastante (no estaba acostumbrada a viajar), pero creo que le gustó mucho la casa donde vivimos, ya que al principio podía salir sola (no había gente ni perros), ya después no la dejamos (por traía cada cosa, que mejor no les cuento). No fue enfermiza, sólo de cachorrita se nos deshidrato, en enero del año pasado se enfermó pero se recuperó (no al 100% como antes) y este año duró 20 días con su enfermedad (que no sé exactamente que le pasó). Nos duele haberla perdidó y es cuestion de tiempo en acostumbrarnos a ver vacío el lugar donde se encontraba.

Para ser sincero, no fuimos los mejores dueños, no la sacabamos a correr, pero eso no lo hacemos ni por nosotros, tampoco le pusimos muy al corriente sus vacunas (aunque nunca le faltarón), no le dabamos los cuidados adecuados a su pelo, ni a sus dientes, antes de su enfermedad del año pasado nos habíamos olvidado un poco de ella (casi no la consentimos), pero creo que tampoco fuimos los peores.

Descanse en paz Odie.

Odie

Ya no hay Vive Latino para mí este año: la Odie esta enferma (infección en el estomago) y tengo que juntar (o mas bien gastar poco) para lograr reponer el dinero que me prestó mi amá para llevarla al veterinario (y las medicinas) antes de que se ponga peor como el año pasado.