Resulta que en estos día he sentido las ganas de ir a un concierto (ya tiene un montón de tiempo que no voy).

Así que me puse a buscar en la red (porque ya no puedo andar de vago por CU) conciertos de bandas que escuchaba cuando estaba en los 19 años (panteón rococó, la tremenda korte, nana pancha, etc.) y pensaba que ese circulo seguía vigente (en menor medida).

Era divertido ir al concierto y darse el baño de pueblo (jajaja), ver la convivencia a esa edad, sentir que uno podía conquistar al mundo, ver que aunque tuvieras tu ropa nice estaba a tu lado un tipo que lo más (en cuanto a ropa nice) que tenía en esa época eran unos vans o acercarse lo más posible al escenario porque tienes una habilidad nata para moverte entre un mar de gente.

Y zaz, que recibo mi Reality Check: ya se dividen las entradas en “entrada general” y VIP (con el respectivo aumento de precio).

Entonces uno ya empieza a ver ese tipo de división social por el nivel socioeconomico en un lugar donde en teoría es para olvidarse por un rato de las situaciones cotidianas donde se presenta este fenómeno (si compartes o no la ideología de x grupo es otra cosa).

Esto me pone un poco inquieto al respecto: ¿dónde quedó la filosofía de la hermandad? ¿por qué no son un bloque filosofico para luchar contra este sistema que no deja nada bueno para las personas y se empeñan en hacer sus luchas individuales?

No sé, a veces siento mucha esperanza por la humanidad y la pierdo cuando veo que personas/grupos que en su discurso contemplan otra cosa, actuan como el sistema quiere que actuen.

Como sea, espero pronto ir a un concierto.

Anuncios