Ayer que por fin pude salir a mi hora de nuevo no pude asistir al wu shu 😦

Resulta que no traía nada de dinero, con la emoción de ir al kung fu me salí corriendo del banco y llegando al metro (justo cuando estaba en el bagón) recorde que no traía más que dos pesos para poder viajar. Eso me desanimo pero recorde que en CU existe un cajero (de Ratander) pero para mi pinche suerte había una fila enorme. Ya desilusionado me fui de vago pero en el metro me encuentro con la chica guapa de la UAM y zaz otra desilusión (sigue estando bastante guapa 😛 ). Estaba tan mal que ni quería comprar nada (con eso de que las compras ayudan) más que un boinsai que no se venden por acá 😦

Anuncios