Ayer no fui al wu shu. ¿La razón? Resulta que me puse a buscar precios de discos duros, después al de las memorias (sd) y de allí pues de una vez me puse a ver los iPods (en el internet). Hasta aquí nada raro, después hice esta pregunta ¿me prestas 3,000.00? a Juan y que responde que sí. Yo entre me lo creo o no, le vuelvo a preguntar (más explicíto) y me dice que sí.

Así que ayer saliendo del trabajo me lance a comprar el iPod nano de 8GB color negro 🙂 No lo disfrutaré por el momento mucho (por que el Robancomer me robo el otro), pero ya esta devuelta ese aparatito para escuchar mucha música (y más que estoy en la expansión de mis gustos musicales).

Pero Juan me tento a comprar un PSP Slim, la verdad si me estaba animando, pero preferí no hacerlo porque me conozco y probablemente deje de tocar flauta o ir al kung fu o las cosas que hago para no pensar en la pezades del trabajo (esa de ver si x servicio de la aplicación de robancomer funciona o no, ya detesto eso).

Claro estoy endeudado, pero ya tengo iPod.

Anuncios