Resulta que ayer salí temprano del trabajo porque fui a visitar dos departamentos que se acomodan a nuestras necesidades (Juan de Pachuca que también trabaja en Robancomer).

Al primero fui sólo y estaba como a 1/2 hora del metro Coyoacán (colonia Los Reyes de Coyoacán) y me perdí todo porque iba hablando con la señora que me iba a mostrar el departamento y me pase el semáforo que ella mencionaba y me adelante (pensando en el siguiente semáforo como el primero), después de unas llamadas y un regreso (pasar por unos perros muy bonitos pero que yo siempre les guardo respeto) llegue al departamento o mas bien a la vecindad, no importa tanto porque sigue en obra negra (o le faltaban las ventanas solamente y no sé si a esto se le llame así, pero me lo comentó Juan) y las ventajas frente al otro (que relato mas adelante) es que la zona esta llena de avenidas grandes y hay transporte directo al metro Coyoacán y la zona no parece Iztapalapa (de esas zonas donde hay muchos mercados y escuelas y que intimida si nunca has frecuentado lugares así). Pero el departamento no me gustó (¿ya dije que fui sólo?) y pues parece que no vamos a irnos para allá.

Después me regrese a Robancomer para ir con Juan al otro departamento (colonia Pedregal de Santo Domingo). Tuvimos que ir a la plaza de Coyoacán para tomar un microbus que nos llevara a la zona donde necesitabamos ir. Subimos a un microbus con el letrero Cristo (fue todo lo que asimile) y se tardó como 40 minutos, mas que nada por el tráfico. Lo mas traumante es el cambio de ambiente de una zona con árboles y muy al estilo de Coyoacán (el bonito, al que todo mundo quiere ir una tarde con su pareja) al estilo rudo e implacable de Iztapalapa con mucha gente y mercados. En este momento me puse a buscar un poco de la colonia y resulta que fue hecha por paracaidistas. A Juan le impresionó ese lugar, a mí simplemente me hizo recordar Iztapalapa (sé que hay otras referencias, pero esta es la mía). El departamento esta muy bonito y grande, tiene cocina integral y pues nos gustó bastante. Esta cerca el metro Universidad (¿o CU?) y pues es muy buena esta situación ya que si caminamos a dicho metro (que según la tipa que nos enseño el departamento son como 10 minutos a pie) haremos ejercicio y nos ahorramos una lana.

Y las nostalgias (los miedos aparecieron en el segundo departamento). Bueno, resulta que al andar paseando por esta zona (el parque Coyoacán) me hizó recordar mucho a mi ex (ya salio el peine) pues esta zona la considero parte de nosotros y no había querido acercarme a esta zona porque sabía que esto me iba a pasar (de hecho la línea Universidad-Indios verdes desde centro médico a universidad) y por desgracia toda la tarde de ayer tuvo un aire de la época en la que ella y yo estabamos juntos y en verdad la extrañe deseando demasiado que ella regresara. Pero por desgracia eso no pasará (o no porque yo simplemente lo desee y no haga nada) y yo seguiré con esta nostalgia, Mario Benedetti no ayuda mucho con su libro Montevideanos (porque tiene historias tristes)  y creo que esto me quita la poca esperanza que pude albergar un rato. Ayer también sentí que quería compartir todo esto (mi trabajo, mi escuela, el departamento que rentaré, la música, las series de TV que compro, yo) con ella, no hay otra chica (sí hay guapas, pero nadie tiene ese algo que ella tiene, sí muy cursi esto) con la que sienta esto.

En verdad ayer desee brutalmente que ella estuviera para mí de la forma en que quiero que este para mí.

Anuncios