Odie, la primera mascota que llegó a la familia murió el lunes 26 de marzo de 2007 a las 10 horas. Era una perrita criolla, pero bastante bonita (no por ser uno de los dueñ@s).

Su fin llegó en mis brazos, mientras caminaba al trabajo de mis apás (por la avenida revolución) para llevarla a casa ya que el veterinario me dijó que en base a su experiencia mi perrita iba a morir (el veterinario decía “pronostico grave” pues presento signos de ictericia). Sólo espero que le haya gustado su viaje en la avenida, espero no haya sido molestada por toda la gente que iba viendo a un tipo con su perrita muerta y preguntando acerca de ella (por lo general preguntaban por el perro). Ya sin ningún signo de vida en su cuerpo llegue al trabajo de mis apás para llevarla a enterrar en un campo cerca de la casa (le gustaba mucho cuando la llevabamos). Mi hermana llegó después y lloró un rato.

Odie llegó a la casa (viviamos en Chalco, Estado de México) por Martha (mi hermana menor y la amá de mi sobrino), ya que donde vivíamos una perrita (bastante graciosa, ya que era larga y con las patas cortas como un salchica) tuvo perritos y toda la familia estaba encantada con ellos (excepto mi apá porque la verdad no teníamos un buen lugar para un perro). Según mi hermana escogió un perro, pero después un veterinario nos dijo que era perrita y nos explicó que era mejor que un perro, sólo que había que cuidar que fuera preñada (por el hecho de que no queríamos que tuviera perritos). Por la constitución de su madre pensamos que iba a ser pequeña pero creció bastante (o mas grande que su amá) y con su pelo largo a diferente a su amá (que se le caía mucho). La Odie también viajó a Pachuca (pasó como dos semanas en la casa de un amigo de Martha). En Pachuca llegó a un lugar muy chico (todavía no teníamos casa y rentabamos un departamento), pero supongo que estaba con nosotr@s y eso le gustaba. El viaje a nuestra casa la asusto bastante (no estaba acostumbrada a viajar), pero creo que le gustó mucho la casa donde vivimos, ya que al principio podía salir sola (no había gente ni perros), ya después no la dejamos (por traía cada cosa, que mejor no les cuento). No fue enfermiza, sólo de cachorrita se nos deshidrato, en enero del año pasado se enfermó pero se recuperó (no al 100% como antes) y este año duró 20 días con su enfermedad (que no sé exactamente que le pasó). Nos duele haberla perdidó y es cuestion de tiempo en acostumbrarnos a ver vacío el lugar donde se encontraba.

Para ser sincero, no fuimos los mejores dueños, no la sacabamos a correr, pero eso no lo hacemos ni por nosotros, tampoco le pusimos muy al corriente sus vacunas (aunque nunca le faltarón), no le dabamos los cuidados adecuados a su pelo, ni a sus dientes, antes de su enfermedad del año pasado nos habíamos olvidado un poco de ella (casi no la consentimos), pero creo que tampoco fuimos los peores.

Descanse en paz Odie.

Odie

Anuncios