Antes de escribir para este blog, necesito hacer publica estas situaciones por la que no he escrito:

  • Un tío abuelo paterno murió el 21 de diciembre del 2006. No es que hayamos tenido una relación afectiva muy fuerte, pero el hecho de haberlo conocido si me ha afectado un poco.
  • Mi abuelo materno murió el 7 de enero del 2007, no es que la relación afectiva de nosotros (mis apás, mis hermanas y yo) con él haya sido estrecha, pero mi amigo Carlos lo resumió muy bien: la sangre llama a la sangre. El 6 de enero llevaron a mi abuelo a Pachuca para que una neumologa le hiciera un diagnostico, pero necesitaba una tomografía para asegurar que era cancer, así que ese día lo ví en mi casa bastante acabado por no comer ya que sus ganglios estaban inflamados y no podía pasar comida. La verdad pienso que su muerte lo alivio de los dolores, pero me hace enojarme con el sistema de salud pública (el ISSSTE en este caso) por no haberle proporcionado una mejor calidad de vida en sus últimos días, ya que lo llevaron al hospital para ver si lo podían ayudar, solo le pusieron suero y se hicieron pendejos, lo dieron de alta (desahuciado) y con un diagnostico de cancer que solo con su muerte fue confirmado y que los pendejos del ISSSTE no le dieron ni siquiera un poco de morfina (o algún medicamento contra los dolores de este tipo de enfermedad).

Ni modo, así es la vida y por el momento me siento un poco mal al respecto, así que perdon por no quejarme mas en estos días.

Anuncios